Nuestras cometas.

    En nuestro taller fabricamos, bajo encargo, cometas de tracción tipo " NASA ". Estas cometas tienen como característica principal su sencilla construcción, dado que tienen una estructura similar a los paracaídas tipo Rogallo. En comparación con las cometas de tracción tipo parapente, éstas tienen reacciones algo más lentas, por lo que su manejo es algo más sencillo, sin embargo su capacidad de tracción para mover buggies o mountain boards es muy elevada. Igualmente son más resistentes a los impactos contra el suelo por un mal manejo, ya que su estructura de capa única evita el estallido de cajones, tan frecuente en otras cometas.

En este taller se fabricaron las cometas que fueron utilizadas en las dos expediciones que recorrieron el casquete polar de Groenlandia. La idea original de emplear cometas de tracción para el tiro de grandes catamaranes o trineos polares fue originaria de Ramón Larramendi, explorador ártico y organizador de las dos expediciones realizadas hasta el momento, y en las cuales fueron fulminados todos los récords del mundo de velocidad en travesía polar.

Se fabricaron para la ocasión varias cometas a emplear en función de la fuerza del viento, siendo la mayor de ellas de una superficie de 50 m2, siendo hasta el momento la mayor cometa de tracción fabricada en el mundo y de la que se tenga conocimiento.

    Algunos detalles más sobre la expedición.   ( www.tierraspolares.es/catamaran/2002_e.htm  )

En el 2001 José Manuel Naranjo y Ramón Larramendi recorrieron en 32 días el casquete polar de Groenlandia, siendo la primera expedición polar integral nunca realizada en catamarán, en la que consiguieron dos récords absolutos: 421 km en un sólo día y una velocidad media total durante toda la travesía de 70 Km/día (cuando hasta ese momento el record estaba en 43 Km/día), que se pretende aumentar a 100 Km/día y llegar hasta los 500 Km en 24 horas    

 

Entre el 12 de Mayo y el 14 de Junio de 2002. Carlos Mengibar, Roberto García Lema y Ramón Larramendi realizan una travesía de Groenlandia de sur a norte en Catamaran polar, desde las proximidades de Narsaq hasta la poblacion de Qaanaaq en el Norte.
Recorriendo un total de 2408 km en 33 días de navegacion. Realizando la segunda travesía de Groenlandia de sur a norte en Catamaran polar, y la sexta travesía absoluta de Groenlandia de sur a norte. Convirtiéndose en la travesía polar mas rápida jamás hecha al realizar una media de 72.5 km/día. La mayor distancia realizada en 24 h de navegación fue de 383 km. Realizándose 5 jornadas de mas de 200 km.

Entre el 12 de Mayo y el 14 de Junio de 2002. Carlos Mengibar, Roberto García Lema y Ramon Larramendi realizan una travesía de Groenlandia de sur a norte en Catamarán polar, desde las proximidades de Narsaq hasta la población de Qaanaaq en el Norte.
Recorriendo un total de 2408 km en 33 días de navegación. Realizando la segunda travesía de Groenlandia de sur a norte en Catamaran polar, y la sexta travesía absoluta de Groenlandia de sur a norte. Convirtiéndose en la travesía polar mas rápida jamás hecha al realizar una media de 72.5 km/día. La mayor distancia realizada en 24 h de navegacion fue de 383 km. Realizándose 5 jornadas de mas de 200 km.

El catamarán polar consiste en tres trineos que son ensamblados entre si formando una gran plataforma deslizante de 6X3 m, 75 kg de peso y realizado enteramente en madera de fresno. El catamarán está ensamblado mediante cuerdas de kevlar unidas por 180 nudos, lo cual le permite una mayor flexibilidad y así se adapta y desliza mejor en todo tipo de terreno. Este trineo lleva una tienda de campaña triplaza montada encima, de cuatro capas. Todo el conjunto va propulsado por cometas de gran tamaño, (se llevan al menos 10 cometas diferentes con tamaños de entre 5 y 50 m2) que se mantienen a una distancia de entre 75 y 200 m y son manejadas gracias a un sencillo sistema de poleas desde el trineo, lo cual convierte al catamarán en un verdadero velero polar. Hasta la invención de esta nueva técnica las cometas se utilizaban para arrastrar a una persona que esquiaba tirando de un trineo.

Este trineo-barco lleva instalada una tienda de campaña especialmente diseñada por Altus en su superficie, que permite que uno de los tres conductores vaya en su interior, descansando, durmiendo si el terreno no es muy irregular, mientras que el conductor está en el exterior, esto permite que el trineo no necesite parar más que medía o una hora al día para derretir nieve, navegando las restantes 23 horas.